Huella digital: la contaminación online que ya existe

Hace algunas semanas publicamos nuestro último post en Facebook y también lo comentamos con nuestros seguidores en LinkedIn, y, sobre todo, lo que más nos preguntaron era, “¿por qué?”

Por eso hemos pensado que este blog es una buena idea para ampliar nuestra respuesta sobre por qué hemos decidido abandonar algunas redes sociales y permanecer en otras. La respuesta corta es que queremos ser siempre justos y coherentes con nuestro propósito: ser esa plataforma lo más sostenible posible para marcas y compradores en las Islas Canarias y, para lograr esa sostenibilidad real, hemos indagado sobre cuál era nuestra huella digital, ¿conocías este término?

Es un concepto que hemos estudiado en estas semanas y nos ha parecido muy interesante, aunque seguro que lo has escuchado en alguna ocasión, hemos querido profundizar con datos concretos para poder tomar nuestras propias decisiones.

Te recomendamos la lectura del informe ClickClean, elaborado por Greenpeace, que nos ha ayudado a repensar nuestra forma de interactuar con los seguidores de Canarias Eco a través de nuestras redes sociales. 

Este informe nos revela que en Virginia, Estados Unidos, se concentra el 70% del tráfico mundial de internet a través de distintos centros de datos y, la mayoría de la energía que alimenta estos centros no procede de fuentes renovables.

En este punto, nos hemos preguntado, ¿de qué forma estamos incrementando el gasto de energía en servidores tecnológicos?, según un artículo que hemos encontrado en la plataforma de verificación Newtral: “La cantidad de energía que consumen los servidores de datos se ha estimado en 205 teravatios por hora de electricidad (TWh), o el equivalente al 1% de la que consume el mundo en un año”.

Si vamos un pasito más allá, en detalle sobre las herramientas y aplicaciones que empleamos en nuestro día a día, encontramos que el correo electrónico, en general, supone la herramienta tecnológica más contaminante; ¿has mirado cuántos mensajes tienes en tu bandeja de entrada sin leer?, ¿o cuántos correos guardas que ya no necesitas? Pues ahí también tienes una vía para “aligerar” un poco tu huella digital.

Otro blog muy relacionado también con nuestras temáticas habituales, Misión Sostenible, amplía más información sobre la contaminación digital de las redes sociales en todo este contexto, que es el punto en el que más podemos tomar decisiones como usuarios. Según otros estudios que publicaron en este blog, por ejemplo, para enviar un tuit se generan 0.02 gramos de CO2 y, por otra parte, indica que Facebook generó 979.000 toneladas métricas de dióxido de carbono en 2017.

¿Y qué hicimos con toda esta información? Pues analizar la interacción que nuestros seguidores y usuarios de Canarias Eco tenían con nuestros diversos canales en redes sociales.

Decidimos permanecer en LinkedIn porque es una red muy enfocada al ámbito profesional, y, dado que una de nuestras misiones como plataforma de venta, es apoyar a marcas sostenibles, por lo que queremos estar allí presentes. También estamos en Instagram, aunque pertenece a la matriz de Meta, porque da todo el peso a formatos visuales, lo que nos permite mostrar todos esos productos y servicios ‘eco’ y sostenibles del marketplace a los consumidores de esas marcas.

Tomamos la decisión de eliminar nuestra página de Facebook y nuestra cuenta en Twitter por toda esa huella digital que supone estar presente en todas las redes sociales y, tras meditarlo mucho, concentramos toda la interacción con nuestras marcas, compradores y seguidores en los dos canales que comentamos más arriba.

Evidentemente, para dar visibilidad a todo el trabajo de las marcas del marketplace, tenemos que estar presentes en alguna red social, porque son canales de comunicación importantísimos hoy en día. Eso sí, en estos dos perfiles estamos a tope, al 100%, para atender cualquier consulta o duda a consumidores y marcas sostenibles canarias.

¿Te habías planteado alguna vez cuál es tu huella digital? Un ejercicio muy curioso para conocerla es entrar en Ecograder, que, aunque la web se encuentra en inglés, aporta información muy útil para calcular el impacto de tu página web.

Ya la decisión de qué hacer con esa información es tuya, pero a nosotras nos ha servido para dar un giro a nuestra estrategia digital y ser más coherentes con nuestro mensaje y propósito.

Main Menu